Participar en un show televisivo de máxima audiencia, con una producción tan cuidada y ese gran sentido del espectáculo como es Got Talent fue toda una experiencia.
Un orgullo abrir la segunda entrega del programa, crear ese ambiente onírico que perseguíamos y viajar con nuestro espectáculo al más allá de la fiesta, transmitiendo alegría, sorpresa y sensibilidad a partes iguales.
Nos sentimos muy felices allí. Por el calor del público, por el equipo del programa, por el presentador, por el jurado y sobre todo por su enorme audiencia, que busca en la tele esos momentos de evasión que la realidad nos niega a todas y todos esta temporada. Ojalá pase pronto.
Nos encantaron los comentarios del jurado. Temíamos a Risto, claro, ¿cómo no? Pero comprobamos que a veces tiene razón. Habló de lo onírico, sustancia que vive en nuestro adn escénico “Es como meterte de pronto en un sueño donde todo es posible”, dijo el periodista.
Edurne lo relacionó con el Circo del Sol, primer referente mundial del teatro visual. Ahora andan en crisis, pero siguen siendo unos maestros. “He flipado, me habéis encantado. Mucho, mucho, mucho”, dijo sorprendida la cantante.
Y antes del triple sí “Pleno del jurado”, decía Santi Millán entre aplausos del público, fue el humorista Dani Martínez el que imitando magistralmente a Boris Izaguirre halagó el espectáculo aéreo rescatando una palabra muy del venezolano: “Bello, ha sido un momento muy bello”. “Muy cuidado, muy bonito, muy agradable, muy visual”, reafirmó el humorista.
Nosotros sólo podemos añadir una cosa: Gracias, gracias, gracias.