Así quedó demostrado en la gala de inauguración de la nueva sede de la Diputación de Pontevedra en la ciudad, ubicada en pleno centro histórico de O Berbés, el viejo barrio marinero de la urbe, hoy convertido en uno de los espacios más atractivos de Galicia por su ambiente siempre vivo y sus animadas plazas llenas de historia.

Se anunciaba una fiesta total, llena de sorpresas y alegría, porque no sólo de las luces de navidad vive el ritmo desenfadado y divertido de esa ciudad volcada con el arte, el progreso y la creatividad. Así lo demostraron su siempre sorprendente alcalde, Abel Caballero, y la anfitriona del evento, la presidenta provincial Carmela Silva, que se quedaron con el público asistente entonando un temazo en inglés de Best Boy, en el que Abel y Carmela se convertían en las estrellas del evento.

Una fiesta diferente, elegante, divertida, alejada de los protocolos habituales, llena de ritmo y arte, llena de pasión. Una muestra de que cuando se saben hacer las cosas, el mundo, las pequeñas cosas de la vida, siempre saben mejor. Lo dicho. Vigo. The Best!