El Delta del Ebro es uno de los destinos turísticos emergentes del Mediterráneo. Allí todavía se palpa la auténtica cultura marinera y se pasea entre playas, praderas, humedales y canales de uno de los escenarios naturales más interesantes y espectaculares de la Península Ibérica, con su rica fauna y vivaces paisajes.

Pues la puerta de ese paraíso de pescadores y enormes parajes que la naturaleza va conformando con el tiempo en la desembocadura del gran río, se llama L’Ampolla. Es una ciudad llena de vida y posibilidades para el ecoturismo, una gastronomía presidida por la ostra pero múltiple y variada, y además una desbordante propuesta ecoturística y de productos km 0 que cobran un enorme sentido vista la deriva que lleva nuestro planeta, al que todas y todos debemos ayudar a recuperarse.

¿Por qué os hablamos de L’Ampolla? Porque el pasado 7 de agosto llegamos a su puerto pesquero con nuestro espectáculo y nos hemos sentido como si fuésemos parte de esa ciudad acogedora, que os recomendamos visitar y disfrutar. Fueron varios pases de 20 minutos, bajo el estricto protocolo sanitario, para que mucha gente pudiese disfrutarlo sin aglomeraciones.

No era la primera vez que actuábamos allí, pero queremos subrayar el exquisito trato que recibimos de su ayuntamiento, tanto de sus atentos técnicos municipales como de sus representantes institucionales, que transmiten la mejor esencia de la cordialidad.

 

También en casa

Nos gusta estar en L’Ampolla como también nos gusta jugar en casa. Las calles de Pontevedra son uno de los grandes clásicos de nuestra compañía. Allí participamos en bastantes iniciativas tanto privadas como institucionales. Ahora están en plena semana festiva y nos encanta integrar alguno de nuestros espectáculos en sus grandes áreas peatonales, siempre atentos a cumplir las condiciones sanitarias pero a la vez llevando ánimos a los corazones más expectantes y generosos. 

Juan Magán

Una de las figuras más relevantes de la música electrónica con sabor latino, Juan Magán, también retoma su actividad en el panorama de conciertos. Fue en el Magdalena Deluxe, un ciclo de convocatorias veraniegas en la campa de ese precioso palacio santanderino. Allí nos incorporamos a su espectáculo, lleno de vida y afectos. La verdad, estábamos deseando ese reencuentro con la elegancia de su música y la energía de su público.